El dilema de muchos posibles compradores de vehículos en el Principado es elegir entre diésel o gasolina. Aquí irrumpe la instalación GLP en Asturias con fuerza, también conocido como trihíbrido y asociado habitualmente con los taxis y autobuses.

Muchos consumidores desconocen las aplicaciones de este combustible. Por ello vamos a analizarlo a fondo para constatar si la instalación GLP en Asturias es una alternativa a los combustibles fósiles tradicionales.

El gas licuado de petróleo (GLP) es una mezcla de hidrocarburos en estado gaseoso. Se puede almacenar tras licuarlo con presión de entre 3 y 10 bares, para poder transportarlo luego en recipientes ligeros. Los vehículos de gas licuado tienen dos medios de alimentación, uno para gasolina y otro para GLP, ya que el arranque y el inicio se hacen con gasolina.

Más de 16 millones de conductores en el mundo ya se han pasado a la alternativa, y aunque la mitad de ellos son europeos, aún queda trabajo que hacer para convencer a los consumidores. Uno de los motivos es la creencia de que es apto solo para vehículos industriales o de transporte de pasajeros.

Parte de la alternativa surge de sus menores emisiones de gases contaminantes. Un 20 % menos de CO2 y un 70 % de óxido nitroso, si lo comparamos con la gasolina. Así contribuimos a mejorar la calidad del aire, lo que además nos repercute con una etiqueta eco que permite, por ejemplo, acceder a las zonas de tráfico restringido que se están imponiendo en algunas grandes ciudades.

En Autotaller C&D Servicios somos conscientes de que la evolución del GLP va hacia un vehículo cada vez más independiente de esa cantidad de gasolina que necesita para arrancar. Por esto recomendamos este combustible para vehículos actuales y animamos a los consumidores a que estén atentos a las innovaciones del sector híbrido.